BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

en la musica

Los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad.


9 de marzo de 2010

La eleccion tardía

A los veinte años decidió rebelarse contra la fatalidad del azar.
C
omprendio que la casualidad era una maldición, la negación de toda verdadera libertad. 
Había meditado intensamente en una terrible reflexión de Séneca:
La casualidad cuenta mucho en nuestrasvidas porque vivimos por casualidad.
Alguien- pensó con suficiencia- debe enfrentarse al caos, no debo ceder a la arbitrariedad, ninguna fuerza ajena a mi propia determinación regirá mi destino.

 



Entró en su habitación y durante días y noches de intensa creación, escribió el futuro Diario
De su vida; en sus páginas no dejó espacio para lo fortuito, llenó las horas, y los minutos
de las horas y los segundos de los minutos y las fracciones de los segundos.
Escogio minuciosamente sus hábitos, expectativas, sobresaltos, satisfacciones, nostalgias,
sueños, coitos, sorpresas, gestos, viajes, accidentes, pesadillas, enemigos, visiones;
nada olvidó, ni siquiera su postre predilecto.
Sólo vacilo ante su muerte, ningún fin le parecía justo para un hombre libre, para quien se atrevía a desafiar resueltamente cualquier intromisión del azar.

Por eso, dejó en blanco la última página del Diario hasta encontrar la justa solución.

Así venció al caos, metódica, inexorablemente, se cumplió su existencia de acuerdo a la
Suerte que se había señalado. Ningún hombre, por elevado que fuese su rango o la grandeza
De sus hazañas, fue m+as soberano. Sólo él había derrotado a los caprichosos dioses,
Sus egoísmos, sus cíclicos humores, sus insoportables injerencias.


Fue infinitamente libre para escoger su muerte, pudo sumirse en una meditación eterna sobre el dejar de ser, el ser otro, el no ser ya. Repaso todas las posibles formas de la Cesación de la vida, las malas y las buenas muertes, las dulces, las neutras y las Insufribles.

Entonces, asumió la tardía determinación, abrió el Diario y escribió en la página vacía:
“Me muero de fastidio”.

Sobre la silla quedó un esqueleto ensimismado.

"La vida es lo que te sucede mientras estas ocupado haciendo otros planes".