BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

en la musica

Los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad.


18 de septiembre de 2014

Libertad de ser

Son como esos días de verano...donde levantas mirada al cielo para sentir cómo el calor del sol tibio pega sobre tu cara...como cuando cerras los ojos para sentir el perfume lejano de las flores...así de libre se siente...así de fuerte.

La libertad es tan simple como eso, así de gráfico y descriptible, la libertad de sentir que ya nada te importa, que ya nada duele..que ya nada te hace sentir vulnerable ante al mundo.

Así sonríe el cuando la ve, así de firme,así de sensible..así de lejano. Como cuando dejas tu juguete preferido para cerrar  aquella etapa que sentís antigua...todo fluye, todo surge de la nada misma.

Ya no siente temor de lo que vendrá, porque el asegura en su mundo de fantasía, que algo mejor vendrá...para hacerlo volver a sentir aquello que alguna vez lo hizo vivir. 

No existirán mas excusas para perdonar los maltratos, porque aprendió que en cualquier relación existe la aceptación y no la comprensión, porque muy dentro de el....que el amor no esta en otro sino en uno mismo....eso es:


LA LIBERTAD DE SER.





6 de abril de 2014

Anormalidad

...Nunca se sintio tan anormal como hasta ahora, siempre pensando que el mundo la podia guiar. Luchando siempre por ser y no dejarse ser como los demas querian que fuese. Conocio gente, se atrevio a idealizar, a pensar que nada podria estar mal, pero fue en vano. Se choco, se tropezo, se golpeo y se lastimo. Culpo al mundo, a las personas, a la familia, a sus amigos por aquello que sentia, pero al fin y al cabo, despues de todos los ciclos, despues de todas las peliculas que vivio, bien al final del camino... habia aceptado que gran parte era su culpa. Y fue asi que se sintio anormal...

Se sentia fuera de si, en su casa, en la calle, en el colectivo, en la Universidad, en su trabajo...cualquier lugar era un habituè de incomodidad. Sentía que gran parte de si mismo estaba muy pero muy lejos, su ser se había quedado en los recuerdos, en aquellas risas, en aquellos abrazos, en aquellas fotos e imágenes, se había perdido en el tiempo, como si el alzheimer y la vejez habían llegado a su juventud de repente sin pedir permiso.

Llegaba a su casa, y las secuencias eran siempre las mismas, los mismos problemas, las mismas dificultades. Se recostaba para soportar un poco esa fiebre que no lo dejaba quieto, era la fiebre de la angustia por no poder socializar con su realidad. Sentía que debía correr, partir sin lugar de destino, solo deseaba volar, morir y vivir al mismo tiempo. Caminaba perdido en sus pensamientos, por la calle, por el centro, por donde quiera que el estaba...solo pensaba. Subia a los colectivos y se veia borroso en medio de la multitud.

Pronto la ira, la bronca de no ser aceptado, no ser entendido, de no ser correspondido, se apoderaba de su destino. Habia acumulado por bastantes años, situaciones que iniciaban, finalizaban y volvian a iniciar....con personajes distintos. Reia de bronca, de angustia, de orgulloso para demostrarle a su mundo que el podia ser mucho mas de lo que esperaban que fuese. Se alejo, pataleo, lloro y durmió, para soñar que su mundo era tan solo un sueño....y su realidad lo estaría esperando al despertar.

Se miro al espejo y hundió su cara en el agua, se volvio a mirar, se detuvo y penso: Que hay al final del gran camino?. Basto un minuto para entender algo que con tanta ceguedad no había podido ver. Que toda esa anormalidad que sentía no había sido el producto de la incomodidad con el resto, si no que esa anormalidad era realmente el. El era todo lo que sentía, solo que cubierto de niebla. El era ese conjunto de sentimientos, el era ira, era risas, era bronca, era amigo, era frontal, era defensor de quienes no lo merecían, era impulsivo, el era todo lo que a los demás no les gustaba que sea, pero era el. El era anormal, pero su anormalidad le había empezado a gustar y acepto que todo aquello que le sucedía durante muchos años, ese ciclo constante era su culpa, lo había provocado el mismo en su afán de querer ser algo que no era.  Y toda esa fiebre que sentía, era la guerra que su ser se estaba atreviendo a ganar, para no dejar ser el mismo.

Entendió, que el final del camino era demasiado incierto para un ser tan verde como lo era el, entendió que las circunstancias nunca son gratas, como aquella en la que hace 10 años atrás al perder lo que mas amaba, sintió que el mundo se había muerto a sus pies, algo que nunca pudo superar, era la pesadilla envuelta en sueños irreales. Hoy entendió, que depende de si mismo no dejarse vencer, que la vida es para luchar, para gritar, para correr y para sentir. Que no se pierde sino que se gana, porque todo aquello que se aleja es algo predestinado a ser, que solo queda aceptar, y sentarse a esperar...





5 de marzo de 2014

Ya no importa todo aquello que importaba

Solia pensar que el tiempo era el curador de toda pena...y me di cuenta que el tiempo sin los hechos no hacen borrar cualquier dolor...
Cada vez que va pasando el tiempo no solo uno se vuelve mas sabio por las vivencias,si no tambien que uno va madurando las ideas y los sentires...y todo aquello que un dia te importo...puede que hoy ya no te importe mas.

Las personas son un claro ejemplo. Hay personas que se entierran en lo mas profundo del ser...que aunque no esten mas ocupando nuestro mismo plano...siguen perteneciendo a nuestra memoria, y es ahi donde se agudizan los sentimientos. Pero estos casos son de aquellos seres que marcaron su vida en la nuestra, y por mas que pase mucha agua bajo el puente, sus sombras sigue marcando nuestro presente.

Pero hay otras, que aunque esten mas a mano, que esten cerca, que compartan las mismas cosas.. inclusive el mismo mundo....tal vez, aunque te hayan importado en algun momento hoy ya no te importen mas. Pero no te sientas culpable, porque no es el destino, si no lo que acarrea el tiempo...aquello que vives te aleja mucho mas de lo que esta pegado a vos y ya no te sirve... y los actos desencadenan presentes que ya no duelen...